El agua biopolar y la vida moderna

Ágora o nunca

Ayer, en la peluquería, mientras me lavaban el pelo escuché una conversación intrigante. Una chica con pinta de estar de vuelta de todo (y no haber aprendido nada, a juzgar por lo que supe después), conferenciaba con un grupito de tres chicos muy modernos.

Peluquería moderna contra la vida moderna. Decía no sé qué de la memoria, y no sé qué de algo que se importaba o exportaba; a lo que seguía algo de no sé qué de la polaridad…

Cuando me senté ya en el sillón del peluquero para que me cortase el pelo, le pregunté a este de qué estaban hablando.

Y ahí empezó un discurso que demuestra lo cerca que estamos todavía de la ignorancia y las supersticiones medievales.

“De agua biopolar”, me dijo.

Le pregunté qué era eso del agua biopolar, y me contestó que era agua que había sido extraída directamente del manantial (vamos, agua mineral), agua sin memoria (aquello ya…

View original post 332 more words

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s