Química y matemáticas

El próximo día 2 de diciembre se impartirá la conferencia “Química y matemáticas, una relación necesaria. Desde la antigüedad al siglo XXI”. Será a las 12:30  en la Facultad de Derecho de la Universidad de Alicante, Más información.

 

Bernardo Herradón García
CSIC
b.herradon@csic.es

La concentración, el efecto biológico y noticias sobre sustancias químicas.

El diario PÚBLICO ha publicado la siguiente noticia.

Empiezo este post dejando claro que la contaminación ambiental en productos de consumo (cremas solares, medicamentos, plásticos, productos fitosanitarios, detergentes, etc.) es debido a que el ciudadano abusa de estos productos de consumo. Lo que no se usa acaba en el río. Para comentarios mios sobre esto, podéis ver la siguiente imagen.

La noticia sobre los protectores solares es un claro ejemplo de INCULTURA CIENTÍFICA. Una vez más se publicita la presencia de sustancias químicas en el medio ambiente, sin hacer referencia a la concentración (un concepto fundamental en química) ni la relación entre la dosis (concentración) y el efecto biológico. Esto ya lo dijo Paracelso hace 500 años.

Actualmente la química analítica tiene herramientas poderosas que son capaces de determinar cantidades ínfimas de sustancias químicas en un medio (agua, aire, alimentos, etc.). Se puede llegar a detectar cantidades menores de partes por billón (es decir del orden de 0’000000000001). Este gran avance científico proporciona al ciudadano un dato científico sólido que, unido a la relación dosis-efecto, debería tranquilizar a la población. Este tema ha sido acertadamente descrito por Yanko Iruín en su Blog del Buho. Recomiendo la lectura de ese artículo, que podéis descargar aquí.

En la noticia  se dice que “hay que beber 100.000 litros de agua para poder sufrir daños“. Entonces, ¿hay que crear alarma o no?

Esta noticia es parecida a las similares sobre “hay 620 kg de cocaina en el rio Ebro” (y para notar los efectos hay que beberse un millón de litros) o “cocaína en el aire de Madrid” (y para notar el efecto hay que esnifar una columna de 2 km de aire). Es decir, poco valor científico.

Bernardo Herradón García
CSIC
b.herradon@csic.es

¿Químicos ayudando a la química?

Hacía tiempo que no teníamos noticias de este tipo.

Empiezo este post dejando claro que la contaminación ambiental en productos de consumo (cremas solares, medicamentos, plásticos, productos fitosanitarios, detergentes, etc.) es debido a que el ciudadano abusa de estos productos de consumo. Lo que no se usa acaba en el río. Para comentarios mios sobre esto, podéis ver la siguiente imagen.

 

 

La noticia sobre los protectores solares es un claro ejemplo de INCULTURA CIENTÍFICA. Una vez más se publicita la presencia de sustancias químicas en el medio ambiente, sin hacer referencia a la concentración (un concepto fundamental en química) ni la relación entre la dosis (concentración) y el efecto biológico. Esto ya lo dijo Paracelso hace 500 años.

 

Actualmente la química analítica tiene herramientas poderosas que son capaces de determinar cantidades ínfimas de sustancias químicas en un medio (agua, aire, alimentos, etc.). Se puede llegar a detectar cantidades menores de partes por billón (es decir del orden de 0’000000000001). Este gran avance científico proporciona al ciudadano un dato científico sólido que, unido a la relación dosis-efecto, debería tranquilizar a la población. Este tema ha sido acertadamente descrito por Yanko Iruín en su Blog del Buho. Recomiendo la lectura de ese artículo, que podéis descargar aquí.

En la noticia  se dice que “hay que beber 100.000 litros de agua para poder sufrir daños“. Entonces, ¿hay que crear alarma o no?

Esta noticia es parecida a las similares sobre “hay 620 kg de cocaina en el rio Ebro” (y para notar los efectos hay que beberse un millón de litros) o “cocaína en el aire de Madrid” (y para notar el efecto hay que esnifar una columna de 2 km de aire). Es decir, poco valor científico.

 

 

Bernardo Herradón García
CSIC
b.herradon@csic.es

 

 

 

Energía nuclear y alternativas

Dentro del ciclo de conferencias que la Facultad de Química de la Universidad Complutense ha programado dentro del Año Internacional de la Química, el próximo martes 29 de noviembre tendrá lugar la conferencia de José antonio Herrera sobre el tema de energía nuclear y alternativas. A continuación se muestra información de la conferencia.

 

Resumen de la conferencia:

Vivimos actualmente un mundo en crisis económica profunda como no habíamos vivido desde la depresión de 1929. El crecimiento de la población mundial, el fuerte aumento de la demanda de los países emergentes, las necesidades de electrificación de una parte relevante de la población mundial, y los condicionantes ambientales, nos marcan un escenario difícil para el mundo energético.

La conferencia se orienta a dar respuestas a preguntas actuales que viven un intenso debate, tales como: ¿Es compatible el crecimiento de la demanda con las restricciones ambientales? ¿Cuáles son las alternativas compatibles con una energía sin CO2? ¿Cuál es el papel que puede jugar la energía nuclear en las próximas décadas? ¿Cuál puede ser el impacto del accidente de Fukushima en su desarrollo? ¿Cuál es la responsabilidad de los técnicos, los científicos y las universidades en las alternativas energéticas?

 

Remitido por:

Álvaro Martínez del Pozo
UCM
alvaro@solea.quim.ucm.es

Biomateriales, AIQ y conmemoraciones. La química en “A Hombros de Gigantes”

En el programa “A Hombros de Gigantes” (RNE-5) de esta semana, Manuel Seara Valero ha entrevistado a María Vallet, que ha hablado de biomateriales y el potencial que tiene esta área científica multidisciplinar, tanto desde el punto de vista de la investigación básica como de aplicaciones beneficiosas para la sociedad. María Vallet ha destacado que los progresos en este tema están ya permitiendo la reparación de cualquier parte del cuerpo humano (excepto el cerebro). Aparte de gran investigadora, María Vallet es una excelente divulgadora. Una copia de su conferencia en el curso “Los Avances de la Química” se puede descargar aquí, donde se da una visión muy general y actual de esta investigación.

En el programa hemos participado José Antonio López Guerreo (JAL) y yo. Hemos hablado sobre el papel de la mujer en la ciencia y la relevancia de la química en la sociedad; analizando la percepción que la sociedad tiene de la química; insistiendo en la necesidad de seguir haciendo tarea de difusión de la química, en particular, y la ciencia, en general; y seguir “peleando” porque mejore la percepción social hacia la química. El año 2012 será crucial para el asentamiento social de la química.

También hemos comentado el buen momento de la cultura científica, especialmente por el  trabajo de jóvenes investigadores con interés en difundir la cultura científica. Este trabajo ha dado lugar, por ejemplo, al Journal of the Feelsynapsis.

El programa ha constado de las secciones habituales: noticias científicas de actualidad, historia de la medicina, noticias SINC y del CSIC. Además ha habido otras dos secciones en las que se ha hablado de química: las conmemoraciones (Davy. Mendeleev, Moseley, van der Waals y Meyer) y la biografía de científicos (preparadas por Nuria Martínez Medina), dedicada a Gadolin, el descubridor del primer lantánido.

Siempre aconsejo escuchar el programa, pero éste especialmente por todo lo que se ha hablado de química. Lo podéis descargar en INTERNET (ya está disponible el podcast) o escuchar a la 1:00 de la madrugada del sábado 26 o el domingo 27 a las 10 de la mañana. En RNE-5.

Bernardo Herradón García
CSIC
herradon@iqog.csic.es

22 de noviembre de 1875: Mendeleev y el galio.

El 22 de noviembre de 1875, Dimitri Mendeleev publicó un artículo en “Comptes Rendus des Séances de l’Academie des Science” en la que cuestionaba las propiedades físico-químicas del elemento galio, descubierto unos meses antes. Mendeleev afirmaba que las propiedades del galio debían ser las del eka-aluminio, cuya existencia había predicho en 1869 al proponer la tabla periódica de los elementos químicos. La referencia completa del artículo es Compt. Rendus Acad. Sci. 1897, 81, 969-971. Se pueden ver los artículos del tomo 81 (incluso descargarlo completo) en este enlace.

En su artículo (J. Russ. Chem. Soc., 1869, 1, 60) y en su libro de texto (Principles of Chemistry, 1869), Mendeleev desarrolló su tabla periódica ordenando los 62 elementos conocidos en la época de acuerdo con su peso atómico, pues aún no se conocía el número atómico. Mendeleev  dejó cuatro huecos para elementos que predijo que se descubrirían posteriormente y predijo sus propiedades físicas y químicas.

El primero de los elementos predichos por Mendeleev que fue descubierto fue el galio. Este elemento fue aislado en el verano de 1875 por Lecoq de Boisbaundran que lo bautizó como galio en homenaje a su país (Francia, Galia) o a sí mismo (“Lecoq”, gallo). Las propiedades físicas determinadas para el nuevo elemento, especialmente su densidad, no concordaban con las propuestas por Mendeleev, que pidió la revisión de los resultados, pues consideraba que la muestra de  galio estaba contaminada. Mendeleev tenía razón. Con una muestra pura de galio se determinaron las propiedades físicas y químicas, que coincidieron con las predichas por Mendeleev.

Posteriormente se aislaron los otros elementos químicos predichos por Mendeleev. El  escandio se descubrió en 1879 (por Nilson) y el germanio en 1886 (por Wikler). El tecnecio es el elemento radiactivo de número atómico más pequeño, siendo descubierto en 1925 (por Nodack y colaboradores) en un mineral de uranio, auque no fue confirmado hasta 1937 (por Perrier y Segré). Estos elementos tienen las propiedades predichas por Mendeleev.

Antonio Marchal (Universidad de Jaén) ha diseñado una tabla periódica magnífica, construida en cerámica, que está en la fachada de la Facultad de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universidad de Jaén. En esta tabla se representan en blanco los cuatro elementos predichos por Mendeleev.

Y empezó a cimentar su fama. Posiblemente, el químico más importante de todos los tiempos.

Lecturas recomendadas.

Bernardo Herradón García
CSIC
herradon@iqog.csic.es

Mendeleev y el galio

El 22 de noviembre de 1875, Dimitri Mendeleev publicó un artículo en “Comptes Rendus des Séances de l’Academie des Science” en la que cuestionaba las propiedades físico-químicas del elemento galio, descubierto unos meses antes. Mendeleev afirmaba que las propiedades del galio debían ser las del eka-aluminio, cuya existencia había predicho en 1869 al proponer la tabla periódica de los elementos químicos. La referencia completa del artículo es Compt. Rendus Acad. Sci. 1897, 81, 969-971. Se pueden ver los artículos del tomo 81 (incluso descargarlo completo) en este enlace.

En su artículo (J. Russ. Chem. Soc., 1869, 1, 60) y en su libro de texto (Principles of Chemistry, 1869), Mendeleev desarrolló su tabla periódica ordenando los 62 elementos conocidos en la época de acuerdo con su peso atómico, pues aún no se conocía el número atómico. Mendeleev  dejó cuatro huecos para elementos que predijo que se descubrirían posteriormente y predijo sus propiedades físicas y químicas.

El primero de los elementos predichos por Mendeleev que fue descubierto fue el galio. Este elemento fue aislado en el verano de 1875 por Lecoq de Boisbaundran que lo bautizó como galio en homenaje a su país (Francia, Galia) o a sí mismo (“Lecoq”, gallo). Las propiedades físicas determinadas para el nuevo elemento, especialmente su densidad, no concordaban con las propuestas por Mendeleev, que pidió la revisión de los resultados, pues consideraba que la muestra de  galio estaba contaminada. Mendeleev tenía razón. Con una muestra pura de galio se determinaron las propiedades físicas y químicas, que coincidieron con las predichas por Mendeleev.

Posteriormente se aislaron los otros elementos químicos predichos por Mendeleev. El  escandio se descubrió en 1879 (por Nilson) y el germanio en 1886 (por Wikler). El tecnecio es el elemento radiactivo de número atómico más pequeño, siendo  descubierto en 1925 (por Nodack y colaboradores) en un mineral de uranio, auque no fue confirmado hasta 1937 (por Perrier y Segré). Estos elementos tienen las propiedades predichas por Mendeleev.

Antonio Marchal (Universidad de Jaén) ha diseñado una tabla periódica magnífica, construida en cerámica, que está en la fachada de la Facultad de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universidad de Jaén. En esta tabla se representan en blanco los cuatro elementos predichos por Mendeleev.

Y empezó a cimentar su fama. Posiblemente, el químico más importante de todos los tiempos.

Lecturas recomendadas.

Esta entrada participa en el IX Carnaval de Química que organiza el blog Hablando de Ciencia.

Bernardo Herradón García
CSIC
herradon@iqog.csic.es

Química, industria y sociedad

El próximo día 24 de noviembre, a las 18:00, se celebrará una interesante mesa redonda sobre el tema “Química. industria y sociedad“. El acto contará con la participación de destacadas personalidades de los ámbitos académico, investigador, universitario e industrial. Tendrá lugar en la sede de la Real Academia de Ciencias y ha sido organizado en colaboración con el Foro Química y Sociedad. A continuación se muestra una invitación que puede descargarse, pulsando sobre ella.

 

 

Bernardo Herradón García
CSIC
herradon@iqog.csic.es

La imagen de la química: ¡destápala!

El próximo jueves 17 de noviembre se inaugurará la exposición La imagen de la química: ¡destápala!, preparada por la Universidad de Valencia y comisariada por los profesores Carmen Ramirez de Arellano y Salvador Albiñana. La exposición estará en la Sala de la Muralla del Colegio Mayor Rector Peset (Plaza Horno de San Nicolás, 4, 46001 Valencia) hasta el 5 de febrero de 2012.

La imagen de la química ¡Destápala! es una exposición que invita al espectador a reflexionar sobre las causas y consecuencias de la percepción social negativa que ha tenido –y sigue teniendo- la química. A pesar del esfuerzo que en estos doscientos últimos años han realizado los científicos por mostrar la química como fuente de conocimiento, salud, confort y bienestar, el término se asocia popularmente con venenos, sustancias peligrosas, armas, polución medioambiental o incluso con la alquimia, la brujería y los científicos locos. Esta actitud ha podido contribuir, quizá, a la considerable disminución en el número de estudiantes y de departamentos universitarios destinados a la química, y también a la creación de nuevas especialidades en las que la palabra química se ha modulado o desaparecido por completo: ‘Química Verde’, ‘Ciencia de Materiales’, ‘Ciencia Molecular’, ‘Nanotecnología’…

La exposición presenta treinta imágenes procedentes del arte, la prensa, la publicidad, o la literatura académica, agrupadas en cinco secciones que tratan diferentes ámbitos de la química. La primera –La imagen visual. Perspectivas– es un apunte sobre la imagen pública de la química, y está basada en el trabajo The Public Image of Chemistry, editado por Joachim Schummer, Bernardette Bensuade-Vincent y Brigitte Van Tigglen (World Scientific, 2007). Una imagen, forjada a lo largo de siglos, que resulta de la interacción entre científicos y no científicos. Comprender los mensajes socioculturales implícitos y el contexto histórico de determinados estereotipos visuales con los que se retrata a la química, permite conocer las asociaciones negativas que conllevan.

Medio ambiente y energía es la segunda sección. La química ha cambiado nuestro modo de vida de forma irreversible y difícilmente renunciaríamos a los logros alcanzados. Los químicos se involucran en la búsqueda de soluciones energéticas innovadoras de mayor rendimiento y menor impacto medioambiental, sin embargo el público los relaciona con el deterioro del ecosistema y del planeta.

El agua, los metabolitos o los productos naturales son compuestos químicos y también lo son los productos sintéticos que potabilizan el agua, combaten epidemias, tienen propiedades farmacológicas y permiten una producción de alimentos sanos en condiciones adversas. La tercera sección –Salud, higiene y alimentos– destaca algunos de los muchos logros alcanzados al crear compuestos de aplicaciones beneficiosas que en la interfase con el público pasan a ser meras substancias tóxicas y portadoras de enfermedades.

El siguiente apartado –Nuevos materiales– presenta la evolución de la tecnología, los tejidos, los deportes y los materiales que utilizamos a diario, gracias a la síntesis de nuevos productos. Sin embargo, se observa que el protagonismo de la química en estos derivados de última generación y con propiedades antes impensables, a los que difícilmente renunciaríamos, se hace más patente cuando se convierten en contaminantes…

Por último –Prensa y campañas de imagen– destaca que ‘química’ puede ser ese algo, intangible, abstracto, que subyace en una buena relación o fusión, algo que combina bien, aunque se utiliza también con frecuencia con connotaciones negativas: un río lleno de productos químicos, un gel que no los contiene… Las campañas para mostrar el papel benefactor de la química en el devenir de la humanidad se repiten a lo largo de la historia. Este año 2011, en el que se conmemora el centenario de la concesión del Premio Nobel de Química a Marie Skolodowska-Curie, ha sido declarado Año Internacional de la Química en un nuevo y necesario esfuerzo de acercamiento de esta ciencia a la sociedad.

La exposición se puede solicitar. Para más información:

Ana I. Bonmatí Alcántara
Técnica Actividades
Colegio Mayor Rector Peset
Universidad de Valencia
ana.bonmati@uv.es
Tfno. 963166004

Remitido por:

Dra. Carmen Ramírez de Arellano
Universidad de Valencia
Carmen.Ramirezdearellano@uv.es

Las olimpiadas científicas: biología.

Han pasado ya 7 años desde que la OEB (Olimpiada Española de Biología) se incorporó a la IBO (Olimpiada Internacional de Biología) y 5 desde que se comenzaron las OIAB (Olimpiada Iberoamericana de Biología). En este tiempo el proyecto a nivel nacional se ha consolidado y  a  nivel internacional España se ha ido situando como un país con un buen nivel educativo y con propuestas de cambio en distintos aspectos de las dos organizaciones.

Si analizamos los datos, hemos pasado de 1 medalla de bronce en Argentina en 2005 a 3 medallas de bronce en Taiwán y tres medallas en Costa Rica. Y la cuarta persona de Taiwán estuvo a punto de conseguirla también.

Esto quiere decir que nuestro nivel en cuanto país es bueno. Hay que considerar que en muchos de los países participantes se dedican días y días a la preparación.  Está prohibida si dura más de 15 días, pero en muchos procesos de selección se requiere estudiar específicamente para pasar a la siguiente ronda y, aunque es verdad que los últimos seleccionados sólo están una semana y media, ha habido un largo trayecto para ir a las fases internacionales.

Otro detalle a tener en cuenta es que en muchos de esos países seleccionan en esos 15 días finales. Llevan a los 20 mejores del país y van realizando pruebas donde se va determinando cuáles serán los “elegidos” para representar a su país.

Y para terminar de pintar el cuadro  hay que contar con que muchos países requieren un año de preparación específica para entrar en la Universidad lo que supone una preparación indirecta ya que los estudiantes que asisten a las Olimpiadas en representación de sus países van a estudiar Biología, Medicina o carreras similares. Esta preparación, que en algunos países suelen suponer varios meses no se contabilizan como preparación específica para la Olimpiada ya que corre en muchos casos por academias, las propias universidades o empresas privadas.

Con todo este planteamiento, nuestros representantes consiguen obtener 3 medallas en cada una de los Olimpiadas.  ¿Cómo se ha conseguido mejorar los resultados en este tiempo? Pienso que son dos los factores que han influido: hemos mejorado la selección y le hemos sacado mucho partido a los 6 días de preparación. Se puede añadir algún otro factor que considero de menor importancia.

La selección se está haciendo mucho mejor. Y esto se debe fundamentalmente al tipo de preguntas que vamos incluyendo en la Fase Nacional.  Buscamos que los razonamientos tengan cada vez más peso en cada pregunta y no la acumulación de conceptos o vocabulario.  Consecuentemente los estudiantes seleccionados son mejores.  Se podría preguntar alguien que cómo lo sabemos. Este año es muy fácil hacerlo. Entre los que han ido a la Internacional está el primero en la PAU de Cataluña, la primera de Castellón y el número dos de Madrid. No es que los demás hayan quedado mal en la PAU, pero si los mejores son los que representan a España es que el proceso de selección ha funcionado. Son estudiantes que dentro del sistema español representan a personas con interés por aprender, acostumbradas a trabajar y con gran capacidad de razonar (no olvidemos que en la PAU cuentan las matemáticas, la química, un comentario de texto, etc).

La semana de preparación se ha ido mejorando poco a poco.  La Universidad de Navarra nos ha dado esa cobertura y patrocina ese apartado de la Olimpiada. Se han ido perfilando las prácticas y sobre todo, se han preparado mejor las clases de repaso.  Aspectos como la Etología, el manejo de Chi-cuadrado, t-student o genética de poblaciones que o se eliminó del currículo de Secundaria o nunca estuvo se han ido trabajando más.  Cada año se han revisado las prácticas para que se vayan cubriendo pequeños detalles de los contenidos de las Olimpiadas. Todavía se puede mejorar un poco realizando un estudio más profundo de las posibles prácticas en función de los Comités Académicos respectivos pero no sabemos si tendrá influencia en los resultados.

Por último, otros detalles que pueden haber influido son la donación del libro guía de las Olimpiadas: el famoso Campbell.  Desde hace dos años se entrega a los 8 ganadores un ejemplar para que lo lean si tienen tiempo y ganas.  Todos lo han hecho y esto ha conllevado una mejora de los resultados. Quizá se pueden establecer pautas de seguimiento pero pensamos que no es nuestro estilo.  Es comprensible que para muchos de los participantes supone en sus países la entrada en la Universidad, becas gratuitas para estudiar en el extranjero y un sinfín de beneficios que les lleva a deprimirse si no consiguen esos resultados.

Desde la Olimpiada Española de Biología pensamos que conseguir ese tipo de beneficios para tan pocos no merece la pena.

Nuestro nivel es bueno. Tenemos una política de becas y de premios a los buenos expedientes que no requieren ese tipo de ayudas. De hecho en muchas de las Comunidades Autónomas se premia con media matrícula, o con becas para libros para los ganadores en las fases autonómicas. Además la mayoría de esos estudiantes ya llevan su matrícula a cuestas con lo que no les aporta un beneficio extra de tipo económico. Los ganadores que lo desean pueden participar en el Congreso de la SEBBM que se celebra en septiembre de cada año  y eso ya es un premio para ellos. Si le añadimos la estancia en el CIMA durante los días de preparación, pensamos que van servidos en este apartado.

Como conclusión podríamos decir que vamos por el buen camino en lo que se refiere a resultados.

¿Y participación? Aquí nos queda un largo trecho. Si analizamos los datos y con excepción de las Comunidades Autónomas pequeñas, no llegamos al 20 % de los centros educativos. Es verdad que no todos tienen Biología y que hay una tradición en el resto de Olimpiadas Científicas de baremo comparativo. En la OEB eliminamos toda posible referencia  a centros buenos o mejores. Se nombran los ganadores por orden alfabético y se eliminan los códigos de las pruebas para que a nadie le entre la tentación de compararlos. Se pierde una información estadística pero se gana claridad de mente y serenidad.  Nos queda más trabajo en este aspecto: dar más publicidad, animar al profesorado, diseñar un día Biológico para que sirva de estímulo. Hay varias iniciativas al respecto: en Galicia es un día de la Biología, en Canarias los profesores asisten a una conferencia de reciclaje sobre un aspecto de la asignatura o de la investigación de la zona, en Extremadura se realizan actividades.  En otras Comunidades Autónomas lo tienen más difícil  por las grandes distancias. Quizá meteorizando los exámenes por zonas, distritos universitarios, provincias, se consiga más participación. Habrá que ir dando pasos en ese sentido.

No quería acabar esta breve reflexión haciendo referencia a la promoción de la Investigación en los estudiantes y en la influencia en la realización de prácticas en los centros.

Como es bien conocido, las Olimpiadas científicas no tienen parte práctica. En la Nacional se realizan algún experimento y la parte práctica se refiere fundamentalmente a problemas de física o química. La OEB quiso desde el primer año hacer el esfuerzo para que esto no fuera así en Biología. La observación, el análisis de resultados, el manejo de instrumental de laboratorio debe ser clave en la impartición y evaluación de la Biología en Secundaria y en Bachillerato. Por eso quisimos apostar mucho por este aspecto.

Para ello se diseñaron los horarios para que tuvieran cabida las 4 prácticas en la Fase Nacional  (toda una mañana)  y estimulamos a los delegados para que las fases autonómicas se hiciera algo similar. Es verdad que no se ha conseguido en todas, pero se van produciendo mejoras en este campo. Algunas han optado por seleccionar a los mejores (un número asequible) y realizar unas pruebas prácticas para elegir a los que irán a la fase nacional. En otros casos se han diseñado pruebas donde la parte teórica y la práctica se realizan en el mismo día.  Las soluciones son diversas pero sí que es verdad que se va en la dirección correcta.

Esto ha provocado que en muchos centros se hayan tomados las prácticas como algo que interesa realizar. La Junta Directiva ha trabajado con patrocinadores para que se estimule a los centros en esa dirección. Vitadelos dona kits de biotecnología para los centros de los ganadores y aporta regalos a todos los centros participantes para que puedan realizar una práctica. TSD-Pierron dona material de laboratorio para cada uno de los centros participantes en la Fase Nacional y un microscopio para cada centro de los ganadores. Y se sigue batallando para que otras empresas del sector aporten su granito de arena. Para ellas es una vía de darse a conocer. Para nosotros es una forma de promocionar el aprendizaje de forma práctica en los centros de enseñanza españoles.

Finalizo con el agradecimiento al CSIC. Desde hace dos años ofrecemos a los participantes en la Fase Nacional una estancia de 5 días en un centro de Investigación de esa institución. Los resultados han sido muy positivos ya que los informes  de los estudiantes reflejan lo aprendido en esos días, el cambio de actitud que se ha producido en esas estancias hacia la investigación y el cambio de actitud de muchos investigadores al comprobar la calidad humana de chicos y chicas de 18 años a los que se les da la oportunidad de aprender sin buscar nada a cambio: un director de tesis ni un contrato ni la participación en un congreso. Sólo aprender y disfrutar de esa oportunidad. Quizá sea esto otra de las maneras de promocionar la investigación. En la Comunidad Autónoma donde resido,  Canarias, lo comenzamos hace unos años y vimos que podría ser una forma de incidir también en el alumnado.  La experiencia con el CSIC  ha sido mejor de lo esperado. Es verdad que en Canarias teníamos como objetivo complementar la orientación universitaria de los participantes en la  fase autonómica y dar a conocer los centros de investigación en Canarias pero la experiencia en los 10 centros del CSIC  ha sido de lo más enriquecedora. Esperamos poder continuarla.

Más información.

 Remitido por

José Luis Barba Gutierrez
Presidente de la Olimpiada Española de Biología
jlbarbag@gmail.com